12 junio 2008

Tropiezos, caídas.. y de nuevo en pie



Y aunque a veces me pierdo.. sigo caminando. Hay días más oscuros, en los que me voy desanimada a casa pensando que tengo tanto que aprender que no sé si seré capaz de llegar un día a hacer las cosas realmente bien. Pero luego me repongo, pienso que si otros lo han logrado yo no voy a ser diferente y me animo viendo mis pequeños avances. Si quieres, puedes; y yo ¡quiero!. Quiero aprender, quiero no tener que pedir sopitas a mis R mayores a cada momento, quiero dar puntos con seguridad, hacer de verdad mi papel de "ayudante" en quirófano y no de "ayudada", quiero no poner esa cara de boba cuando un paciente me hace una pregunta... pero sé que la cirugía es dura, y el camino es largo.

A veces algo o alguien te alivia ese peso de los primeros pasos, te reconduce al camino. Algún compañero médico, un DUE, auxiliar, celador... con una sonrisa y esa chispa en la mirada de quien ama lo que hace, te recuerdan por qué estás ahí. Y entonces la ilusión vuelve, porque no se ha ido en ningún momento.. sólo es que a veces algún grito de un adjunto (algunos olvidan por completo que un día fueron R1), o una mala cara, la empañan. Ese tipo de gente te crispa los nervios, pero luego, en frío, dan verdadera pena; porque, como me decía un amigo, tenemos el inmenso privilegio de trabajar en lo que nos gusta, desarrollar nuestra vocación.. y parece que esta gente lo ha olvidado.. o quizás no lo sintió nunca. No quiero llegar a eso.

Sigo caminando y poquito a poco me voy encontrando más suelta. Cojo confianza con la gente, voy viendo cómo se hacen las cosas, cómo es el día a día del servicio.. y a veces me siento realmente cómoda. Me he dado cuenta que la seguridad en una misma no puede forzarse, se va adquiriendo con el tiempo, y la verdad es que aún sin haber cumplido mi primer mes de residencia, no puedo quejarme de la evolución.

Procuro arrimarme a la gente que me aporta algo, aunque de todos se aprende... La residencia es un aprendizaje no sólo de Medicina sino de la vida: relaciones con los compañeros, responsabilidades, decisiones. Y todo ello en un marco que algunos consideran (consideramos) apasionate y privilegiado, quizás nadie como un trabajador sanitario tenga tanto contacto con los sentimientos, reacciones, instintos más primarios del ser humano: el miedo a la enfermedad y la muerte; y, en la otra cara de la moneda, la alegría de salvar o mejorar la calidad de una vida. Sólo por eso merece la pena soportar alguna que otra impertinencia de los que se creen "jefes" y no son más que otra pieza de esta maquinaria de cuyo funcionamiento depende el bienestar del paciente... no deberíamos olvidar eso.

7 comentarios:

Sofía dijo...

Gala... has sido capaz de poner PALABRA POR PALABRA lo que me está pasando a mí también por la cabeza estos días... Me he sentido totalmente identificada con lo que has escrito, con TODO.
Espero que, poco a poco, sean más frecuentes los días en que salgamos del hospital con una sonrisa pensando que podemos conseguirlo. Tenemos la profesión más bonita del mundo. Aunque haya momentos en que se nos caiga todo encima... una sonrisa, un "gracias" de un paciente... borra todo lo demás.

¡A POR TODAS, DOCTORA! ¡Que lo vamos a conseguir!

BESOTES GORDOS

Vitote dijo...

¡Hola! acabo de toparme con tu blog desde el de Sofía. La gene que no te aporta cosas no merece la pena ser escuchada, aunque si es un adjunto...mal asunto lo de no escuchar jeje. Veo en todos los blogs de resis que el premio final merece este viacrucis de los exámenes, eso anima un montón y se agradece aún más.

Y como dice el padre de Batman en "Batman Begins", la única razón para caernos es volver a levantarnos.

A cuidarse

Gala dijo...

Gracias SOFÍA, tus palabras me animan mucho, me siento acompañada viendo q otras personas también pasan por días duros, momentos difíciles, pero q todo se supera. Claro q podemos conseguirlo! y la razón es de peso, nos encanta nuestra profesión! y a base de esfuerzo se llega a todo :) Desde aquí yo también te mando ánimos y espero que vaya todo muy bien. Besos.

Hola VITOTE, eso es! lo importante es volver a levantarse.. gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.. y por los ánimos!!. Mucha suerte con los exámenes, seguiremos en contacto :) besos.

Nebulina dijo...

Yo llego desde el blog de Vitote, acabo de encontrarte^^
Ahora, en época de exámenes, leeros da unas ganas impresionantes de seguir, nos recordais (a mí al menos) cual es el motivo por el que estamos jodidos durante exámenes o aguantamos putaditas varias.
Y por supuesto que serás capaz de llegar a hacer las cosas bien! acaso cuando empezaste la carrera, eras capaz de imaginarte ya en quirófano, haciendo la residencia? ;)
Un besazo!!

Mj dijo...

También desde Vitote llego, compañera de penurias. Como dice Sofía, PALABRA POR PALABRA te entiendo y siento lo mismo que tú...en tu misma especialidad. Sigue escribiendo, vierte aquí lo que sientas y pienses porque, al otro lado, siempre hay alguien que te escucha.Un besazo.



Pd: Algún día podremos pedir las pinzas de gubia como si lo hubiéramos hecho toda la vida, estoy convencida :)

Mehreen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gala dijo...

NEBULINA, gracias por visitarme y transmitirme esos ánimos! te deseo lo mejor para los exámenes, verás cómo todos esos agobios pasan mucho antes de lo que imaginas. y te digo igual que a Vitote, si hay algo en lo que esta peke-R pueda ayudarte, aquí estoy. Nos vemos! un abrazo :)

Hola MJ! así que somos compis de especialidad! Me dices que "..al otro lado, siempre hay alguien que te escucha.." y tus palabras son exactamente la razón por la que una se sienta frente a un ordenador y abre el corazón a un mundo de personas por un lado extrañas y por otro tan afines.. Gracias por estar ahí. Espero que podamos compartir muchas cosas. Un abrazo!.