10 julio 2008



No le dí la mano.. me la agarró ella a mí, pidiendo en silencio un poco de calor humano en un sitio tan frío como es un hospital.. y no sé bien quién se lo transmitió a quién.
Gracias hija.. me dijo.

Hay momentos que hacen que todo valga la pena.

5 comentarios:

elimary dijo...

Es una foto preciosa, realmente emocionante.
Un abrazo.

Sofía dijo...

Parece mentira, pero cuando llevas un día malo y un paciente o un familiar te dice un "Gracias, doctora" o "Gracias, hija" o "Gracias, bonita"... hace que se te pase todo lo que llevas detrás... GRACIAS.

¡Besote gordos!

Nebulina dijo...

Y por esos momentos seguimos aquí no?;)
Un besazo!

Gala dijo...

ELIMARY, me alegro de que te guste! otro abrazo para tí :)

SOFÍA, no sé qué tienen esas palabras, o gestos, que te suben el ánimo para el resto del día, ¿verdad?. GRACIAS a tí ;)Besos!

NEBULINA, así es.. precisamente por eso estamos aquí. A veces, sobre todo ahora al principio, estamos tan pendientes de hacer las cosas bien que olvidamos lo esencial.. los pacientes nos lo recuerdan. Otro besazo!

Vitote dijo...

Eso es mejor que cualquier oro en cualquier olimpiada.

A cuidarse